lunes, 12 de marzo de 2012

¿Por qué te quiero tanto?

- Juguemos a un juego. Debes imaginar lo que yo diga, ¿vale?
+ Vale.
- Comencemos... Empieza imaginando un día soleado. Muy soleado. Y cálido, pero con un toque de brisa fresca. ¿Me sigues?
+ Sí, puedes proseguir.
- Vale, gracias. Te encuentras en una playa con aguas cristalinas, escuchando el sonido de las olas mientras te encuentras tumbado debajo de la sombra de una gran palmera. Pensando...
+ Hmmm... Vale, pero, ¿me encuentro sólo en la playa?
- Impaciente, ese era el siguiente paso. Estás tumbado, descansando, y, de repente, se acerca esa persona perfecta a tus ojos, esa que era la dueña de tus pensamientos. Y te abraza...
+ Entonces un gran cosquilleo recorre tu cuerpo, eso a lo que se le llama.. mariposas. Las mariposas del amor. Una sonrisa tonta se dibuja en tu cara automáticamente y comienzas a ser la persona más feliz del mundo.
- ¿Cómo sabías lo que iba a decir?
+ Lo estoy sintiendo, me encuentro con la persona a la que más quiero y la única que me hace sentir todo esto.
- Pero... si estamos los dos solos.
+ Pues eso, te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada