martes, 20 de diciembre de 2011

Y es que si quieres algo tendrás que ganártelo...

- Ay, es que tienes mucha suerte, quiero ser tú.
+ ¿Por qué?
- Estás con el chico que quieres, y sois felices...
+ Sí, tienes razón, somos muy felices. No eres la primera que me lo dice. ¿Pero acaso nadie se da cuenta de lo que sucedió en el pasado? Nadie se preocupa por mirar atrás y ver todo lo que luché, aguanté y sufrí. Nadie sabe todas las lagrimas que derramé y todas las vueltas que le dí al asunto. Tampoco os imagináis las veces que he pensado mandarlo todo a la mierda, olvidarme de él y seguir mi camino adelante. Los consejos que rechacé... incluso de mi propia cabeza. ¿Sigues queriendo ser yo?
- Sí, es que yo quiero ser tú ahora, cuando ya has pasado todo eso y eres feliz.
+ No, perdona. Todo en esta vida tiene un precio y merece un esfuerzo, si quieres algo tienes que ganártelo... Cada sonrisa lleva detrás un millón de lágrimas y un montón de trabajo. Lo siento, es ley de vida y ni yo ni tú ni nadie lo podemos cambiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada