miércoles, 2 de mayo de 2012

Gracias por formar parte de mi vida.

Quisimos contar los momentos juntos con las manos. Procuramos recordar cada una de las sonrisas, y el motivo que conllevaba a ellas. Intentamos dejar olvidadas las lágrimas, no queríamos recordarlas, pues tal vez volviéramos a derramar alguna que otra por el simple hecho de ponerlas en mente. Pero todo esto fue imposible. Son tantos los momentos que ni con tus manos y las mías pudimos contarlos. Han sido tantas las sonrisas que son imposible de recordar todas, y aún menos los motivos.  Pero, lo más difícil realmente, fue olvidar todas las lágrimas, no pensarlas. Por el simple hecho de que algunos momentos juntos que acabaron como bonitos, comenzaron en tristes, y esto trajo lágrimas con ellos. Alguna que otra sonrisa, puede que que fuera el maquillaje de un millón de lágrimas. ¿O nunca has oído eso de que para que salga el sol antes tiene que llover? Pues significa esto, significa que para estar bien antes has debido estar mal, y que para sonreír tienes que conocer el amargo sabor de las lágrimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada