jueves, 5 de mayo de 2011


No luches para vivir, vive para luchar. Comienza a llamar a las cosas por su nombre, porque nunca es tarde para aprender de los errores. No hablemos del pasado, solo recuerda las cosas buenas que no te hayan echo daño, y las cosas malas déjalas tal y como están, pero metelas en el baul de "me importa una mierda" para poder empezar con un peso menos es tu espalda.
Siempre es un buen día para comenzar de cero, dejar todo atrás, no pensar en el ayer.
No pensar que no te tengo es como contar cada día en la pared, para no perder la cuenta. Es como un día nublado sin sol.
Pensar que no te tengo es, estar viviendo sin tener vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada