miércoles, 20 de abril de 2011

No es más rico el que más tiene, si no el que menos necesita.


Quizá la felicidad no se mide con grandes actos, se mide con pequeños detalles. Porque que una cosa sea más grande no quiere decir que te haga más feliz, que sea mejor, que se disfrute más fácilmente. No. Son las cosas pequeñas, los mínimos detalles, los instantáneos momentos lo que hacen ser feliz.

El detalle de tu sonrisa me mata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada