jueves, 21 de abril de 2011


Tuve mi momento y no supe aprovecharlo, tuve la oportunidad de tenerte y sin embargo la rechacé hubo un tiempo que pensé que no me importabas. Hubo un minuto que pensé en ti de otra manera, hasta me intente convencer de que estaba enamorada de ti, y en realidad no necesitaba convencerme porque ya lo estaba, ¿ y sabes por qué lo sé? porque no paro de pensar en ti, porque al mirarte pienso en lo que podríamos haber sido, porque cuando pasas cerca me gustaría pararte y decirte que estoy aquí. Porque tan solo el hablar contigo me da razones para arrepentirme, tú me quisiste y en parte te entiendo esperaste mucho tiempo. Y ahora estoy esperando yo lo que nunca ocurre. Pasan los días y todo sigue igual, tu vas por tu lado y yo voy por el mío. Tienes demasiados defectos y aún así no me importan no quiero a nadie perfecto solo te quiero a ti. Y me cuesta mantener la esperanza pero aún así lo hago. Me cuesta quererte de lejos, me cuesta aguantarme todo esto, me cuesta mentirte y cuando me haces esas preguntas de las tuyas también te engaño porque la verdad es que sigo enamorada de ti. Pero seré fuerte, no voy a rendirme hasta conseguir lo que verdaderamente quiero.
Por muy difícil que sea, nada es imposible, y si es imposible no implica que me valla a rendir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada