domingo, 17 de abril de 2011

Te seguiré queriendo con cada uno de los cien pedazos de mi corazón

- Te quiero.
+ Ya, me quieres, pero, ¿me querrás?
- No sé, supongo.
+ ¿No estás seguro?
- No predigo el futuro, no soy adivino; soy un humano. Puede que mañana te tenga asco, puede que después de esta conversación nada sea igual.
+ Ya, pero yo te querré siempre. Pase lo que pase.
- ¿Y si te hago la mayor putada del mundo?
+ También. Te seguiré queriendo con cada uno de los cien pedazos de mi corazón.
- No sé, no me convences.
+ No me hace falta convencerte, ¿pero vas a hacer que eso pase para comprobarlo? No lo intentes...
- Te lo repito, te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada